En Tribunal de Arbitramento se definiría futuro del proyecto Cambao - Manizales

SUMINISTRADA - EL NUEVO DÍA
La Agencia Nacional de Infraestructura entregó a esta redacción qué pasará en el corto plazo con el proyecto que conecta Tolima y Caldas.

Esta semana la Asamblea departamental adelantó un debate sobre la situación que atraviesa el proyecto Cambao - Manizales, fundamental para impulsar la competitividad y el comercio entre Tolima y Caldas.

En la sesión los diputados hicieron un llamado al Gobierno nacional, después que se conociera que el proyecto, que está en fase de preconstrucción, no tiene cierre financiero a raíz de problemas con licencias ambientales en el tramo existente entre Murillo y el cruce La Esperanza, que corresponde a las unidades funcionales 4 y 5, por afectaciones en los límites del Parque Los Nevados.

Alternativas Viales había precisado a esta redacción que “la imposibilidad ambiental de ejecución de los tramos 4 y 5, generan un impacto significativo en la percepción del riesgo del negocio haciendo imposible su financiación y la correlativa obtención de cierre financiero”, entre otros aspectos que señaló.

A raíz del llamado de la Asamblea, EL NUEVO DÍA indagó con la ANI sobre el futuro del corredor vial que tiene un trazado de 256 kilómetros y tendría una inversión aproximada de $1,33 billones y que para esta fecha ya debería estar terminando su etapa de construcción.

Sobre las dificultades en los tramos 4 y 5, entre Murillo y el cruce La Esperanza, la ANI informó que mediante la resolución 1136 del 18 de junio de 2018 el Ministerio de Ambiente “negó la sustracción de la Reserva Forestal Central en el corredor vial que hace parte de las unidades funcionales 4 y 5. Este evento se encuentra en análisis por parte de la entidad con el fin de tomar una decisión al respecto, ya que la negativa de la Autoridad Ambiental implica que no se puede continuar con los trámites Ambientales necesarios para la ejecución de las actividades constructivas bajo el alcance de mejoramiento de la vía existente”.

En cuanto a la posibilidad de cambiar los diseños de los tramos 4 y 5 para poder destrabar el proyecto, la Agencia precisó que, “aún no podemos determinar si con un cambio en el diseño o en el ancho de la vía se pueda obtener un concepto favorable de Bosques, Biodiversidad y Servicios Ecosistémicos del Ministerio de Ambiente”.

La demanda y los peajes

Cabe recordar que en julio de 2017 Alternativas Viales demandó a la ANI. El arbitraje iniciado por la Concesionaria contra la ANI es solicitando la liquidación del contrato. Sobre este proceso la ANI informó que presentó la contestación a la reforma de la demanda presentada por el Concesionario y está pendiente la audiencia de conciliación, que es la primera audiencia a desarrollarse. Si las partes llegan a un acuerdo que les permita poner fin a la controversia se suscribiría un Acuerdo Conciliatorio. En caso contrario, se procederá con la etapa probatoria del procedimiento.

En caso que el Tribunal de Arbitramento le da la razón a Alternativas Viales sería el punto final del proyecto, puesto que se decretaría la terminación del Contrato de Concesión, caso en el cual habrá que proceder con su liquidación, “en este caso, el proyecto no sería ejecutado”.

En la Asamblea se habló con preocupación sobre qué pasaría con el dinero que el Concesionario ha recaudado estos años en los peajes si el proyecto no va.

“El dinero producto del recaudo de los peajes a cargo de la Concesión se encuentra en una subcuenta creada para este fin en la Fiduciaria. En caso de terminación del contrato deberá procederse con su liquidación, de acuerdo con lo dispuesto en el capítulo XVIII del contrato, en cuyo caso los recursos existentes en las diferentes subcuentas del patrimonio autónomo quedarán afectos a la liquidación”, es decir quedarían para Alternativas Viales.

“De darse este último escenario la Agencia contemplaría la posibilidad de estructurar un nuevo proyecto en la región”, aclaró la ANI.

REDACCIÓN ECONOMÍA

Comentarios