fotos hélmer parra - el nuevo día
Actualmente, el contrato se encuentra suspendido ante la espera de un concepto de Cortolima.
(Foto: fotos hélmer parra - el nuevo día)
23 Abr 2019 - 3:01am
¿En qué va la intervención vial Chaparral – Tuluní – Señoritas?

El presupuesto inicial del proyecto era cercano a los $60 mil millones, luego se adicionó $8 mil 500 millones, logrando llegar a 19.3 km de un total de 42. Ahora se espera una adición mayor a $20 mil millones para intervenir otros cuatro km más.

Publicidad

A finales de 2014 salió a licitación el contrato para mejorar la vía secundaria Chaparral – Tuluní - Señoritas en el marco del Contrato Plan Sur del Tolima, la disponibilidad presupuestal en ese entonces fue de $61 mil 681 millones. Pasados cuatro años, se han intervenido 19,3 kilómetros de los 42 que conforman dicho corredor vial, se han invertido cerca $69 mil millones y se está a la espera de hacer una nueva adición cercana a los $27 mil millones.

Al recorrer la carretera desde el kilómetro cero hasta el 10, se evidencia pavimentación en buen estado, seguido de una tramo de aproximadamente 50 metros sin intervenir, específicamente, donde está el puente que cruza la quebrada Tuluní, el cual está pendiente de una asignación de recursos para construir una nueva estructura. Recientemente, una creciente del afluente generó que se desprendiera parte de la vía.

Luego el asfalto se reinicia en el kilómetro 10,50 hasta el 19 + 301. Durante el trayecto que va desde Tuluní se evidencian varios ‘parches’ de intervenciones posteriores que el contratista tuvo que hacer ante el daño que mostró la carretera, según la comunidad poco tiempo después de que se empezó a utilizar se notaron varias fisuras, “una vía tan nueva con una mano de parches y fisuras”, comentó un habitante.

Otras de las dificultades que han notado los residentes y conductores de la zona, es que la vía al estar muy cerca al área de la montaña, constantemente se ve expuesta al desprendimiento de roca y de arena, lo que genera dificultad para transitar por varios de los tramos, asimismo, las alcantarillas y cunetas, en ocasiones quedan obstruidas, razón por la cual, la misma comunidad es la que tiene que disponer del tiempo para retirar el material de la vía.

Al llegar al kilómetro 19 + 301 termina la pavimentación, quedando un tramo de la vía destapada a lo largo de un kilómetro y medio, allí las condiciones del terreno exigen gran destreza por parte de los conductores. Algunos residentes comentaron que en este trayecto lo que generaba más riesgo y preocupación era un barranco ubicado en el sector conocido como Villahermosa, por ello, solicitaron que se adelantara una intervención, razón por la cual el asfalto se retoma en el kilómetro 20 + 800 y termina en el 21 +163. “Desde aquí uno empieza a bajar buscando para las Señoritas, de aquí para allá no hay nada, ni alcantarillas ni nada”, comentó un habitante.

Aunque la comunidad reconoce la inversión, pues pasaron décadas sin contarse con la presencia del Estado y con una vía que prácticamente era una trocha, también se pregunta si se concluirá en su totalidad, pues hasta la fecha ya se dispuso de los $61 mil millones, se invirtieron los $8 mil 500 millones que le correspondieron al Departamento de la venta de Isagen y se anunció una adición más de regalías y se va en la mitad del corredor.

Una aprobación que está pendiente

Al consultar a la secretaria de Infraestructura del Tolima, Diana Cifuentes, explicó que esta obra, es el resultado de un convenio entre Invías y la Gobernación del Tolima, “el (acuerdo) tenía una vigencia hasta marzo y se está tramitando ante el Sistema General de Regalías con recursos del Departamento, la adición que anunció el Gobernador”, cifra que ascendería a $27 mil millones. La funcionaria agregó que se han hecho varias mesas técnicas para recibir la viabilidad del Ministerio de Transporte sin embargo, del listado se aprobó la intervención de la vía Carmen de Apicalá – Cunday y la segunda fase de Ibagué – Rovira; mientras que Tuluní – Señoritas está pendiente. Teniendo en cuenta la suspensión del contrato y que no se ha cerrado oficialmente, según Cifuentes, Invías estaría solicitando que se liquide, para adelantar uno nuevo con la adición que se espera.

En la Administración anterior del Departamento, se hizo una proyección presupuestal sobre 32,788 kilómetros la cual daba una cifra de $61 mil 681 millones, al notarse las diferencias, la Secretaría explicó que “en la primera fase, en la que adjudicó la Gobernación anterior, los diseños estaban en una etapa dos. Cuando recibió esta Gobernación, ya adjudicado el proceso, tocó hacer el rediseño porque no tenía contemplada obras de contención. Por lo que tocó rediseñar e implementar los muros de contención y de drenaje”. Los nuevos recursos proyectan la construcción de un nuevo puente y la adecuación de cuatro nuevos kilómetros. En cuanto al tramo destapado entre el kilómetro 19 + 301 y el 20 + 800, se trataría de una falla geológica. “Cuando hay fallas, es mucho más costoso estabilizar que pavimentar toda la vía, por lo que lo mejor es hacer una adecuación”.

Suspensiones

Según el Secop, el contrato se adjudicó al Consorcio Sur Tolima e inició el 15 de enero de 2016 y su plazo de ejecución fue de 998 días calendario, por lo que se estimó que la obra estaría lista el 29 de septiembre de 2018. Luego, entre el 27 de septiembre de 2018 y el 23 de enero de 2019 se hicieron tres suspensiones del contrato, debido a que se debe solicitar ante Cortolima “permisos de ocupación del cauce y aprovechamiento forestal, en aras de ejecutar obras de drenaje tipo box culvert localizadas en los PR 7+0150 y PR 18 + 0100, contando con los recursos de la adición No 2”. En enero al no contar con respuesta de la autoridad ambiental se procedió a volver ampliar la suspensión hasta el 24 de marzo, una vez se obtenga el concepto se procederá a hacer “el cierre y liquidación de la obra”.

Publicada por: REDACCIÓN REGIONAL
Particular
6:00 am a 9:00 am
11:30 am a 2:30 pm
5:00 pm a 7:30 pm